• El farero

El farero

          Los faros están llenos de misterios y secretos. Lo cierto es que desde que era un niño me he sentido atraído por ellos. No sé si quizás sería por sus construcciones, las vistas que existen desde dónde están o por los lugares en los que se sitúan: aquellas costas o pequeñas islas dónde los navíos pueden tener más accidentes debido a esas rocas que oculta la mar o son invisibles en la noche. La mayoría de los faros no están próximos a los pueblos o las ciudades, sino más bien en las zonas más aisladas. Hoy la mayoría de los faros están automatizados, pero aún quedan personas que están al cuidado de su mantenimiento, para que todos los barcos puedan vislumbrar su luz y en las noches más oscuras guiar a los marineros de regreso a casa.

          Los vigilantes de los faros tienen una misión muy importante: ellos son los que se aseguran que la luz de aviso llegue a todos los buques que se aproximan hacia esa costa o isla donde está el faro. Las luces de estos faros son palabras para los barcos; les dicen a los capitanes qué clase de faro están viendo y en qué lugar de la geografía mundial están para que puedan corregir el rumbo. En definitiva, estos vigilantes salvan no solo el cargamento de los barcos, sino las vidas de sus tripulantes. Pero, ¿a cambio de qué? Los fareros, esos individuos que pasan tantos días e incluso semanas a solas para cumplir su misión, ¿qué pueden haber visto, sentido o vivido a lo largo de su vida profesional? Hay muchas leyendas e historias sobre ellos, no sé si serán ciertas o no, pero lo que si sé es que cada día y noche, estos vigilantes continúan cumpliendo con su trabajo guardando en el más profundo de su ser aquello a lo que se enfrentan cuando la niebla se acerca y cae la oscuridad.

por Jesús María Sánchez González

Jesús María Sánchez González (1983) es escritor e investigador y apasionado de los enigmas de la historia. Estudió Dirección de Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio en la Universidad Europea de Madrid. Ha ejercido como docente y formador en las más variadas áreas relacionadas con la seguridad privada. Además, ha participado como jurado en certámenes de poesía y microrrelato. Actualmente es empleado público y compagina su actividad profesional con la escritura y la carrera de Psicología.

Lee más artículos